LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Informes » Mi primer amor  

  

> LITERATUYA
>> INFORMES
RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


INFORMES

Desde mi herida
de Daniel Verdú
El calor del dinero
Kick out the jams...

de Guillermo Gill
Feliz Navidad

de Rosa Mora
Los espias de Orwell

Materiales para una expedición
de Pedro Ugarte
Acerca de la fe
Arte poética
Ultimos movimientos
El peso del Universo
Un mundo de mentiras

El Gran Juego
de J.L.Caballero
• ¿Dónde estábais...?
• El mundo real

Nihilismos
de Bardinovi
• Amor
• Ciberespacio
• Trabajo
• Extinción

Fast Note
de Pere López
•  (aclaración)
• Poesía contracultural
• Like a bird

En Letras de Molde
de J.M. García Ferrer
Venecia
El vecino del tercero...
• La flecha verde
• En un mundo que...
• Obediencia debida
• Rascando en eso...
• Cuentos de la luna...

Arcadia también esta noche
de J.M. García Ferrer
•  La morte rouge
•  Las criaturas de...
• ¡Bergman aún vive!
• Enseñanzas útiles
• Como campo de...
• Buster contra la...

de Ignacio Ortolá
Lecturas olvidadas
Acodado en mi tonel...

de Carolina Alfaro
El cielo
El espejo roto

de Emilio Arnaiz
Mi primer amor
Sostiene García
Simplemente 2003

de Victoria Gómez
Preludio de un secreto

de Sister Ray
Esquisse III

de Arturo Montfort
Enrique Vila-Matas
Muerte de Narciso
Idiota e impostor
Como polvo de...
¿Quieres hacer el...
Yesterday
Otoños de buenos...
LEVI testigo de cargo
Mi guardaespaldas...
Un hombre que...
Tu dibujo es pausado...
Future
Cambio de sexo




MI PRIMER AMOR
de Emilio Arnaiz

 
No recuerdo muy bien los preparativos. O mejor dicho, no los quiero recordar, pues había algo en el aire, que presagiaba un momento triste, muy triste e imborrable, aunque al final no lo fuera así, o incluso quizás, fuera todo lo contrario.

Ciertos días anteriores, ciertos comentarios, cierto excesivo cariño aunque verdadero, sin duda, pero excesivo por parte de mis padres así lo indicaban. En el aire, había demasiada dulzura para ser verdad, y luz de final de verano, demasiado verde en el jardín y alegría en los juegos.

Y todo ello quizás, había provocado el efecto contrario en mí a lo que ellos pretendían, había hecho más mías, más sentidas, aquellas mañana de sol y pelota de tenis contra la pared, esas tardes de olor a plancha de mi gran trabajadora madre y de música de radio antigua, o las comidas con mis padres en el cuarto de estar, en nuestra mesita redonda con brasero para el invierno, ¡que aún conservamos!, en que metíamos las piernas los tres, los cuatro cuando estaba mi hermana, para ser uno. Eran más mías que nunca.

¿Qué tendría yo ...?, igual cuatro, igual cinco años.

Y como se preveía sin preverse, lo cierto es, que llegó el día, llegó el momento.

Tampoco recuerdo qué me pusieron de ropa aquel día, ni qué desayuné, ni el viaje desde casa, ni cómo llegué hasta allí.

Mi recuerdo comienza más bien, justo en el instante en que me encontré solo, absolutamente solo, solo ante el mundo, abandonado, ni siquiera recuerdo cómo despareció mi madre de allí, solo, ante decenas de niños,

Y fue entonces, mientras me deshacía en sollozos, lágrimas de abandono, ¡cómo lloraba en ese mi primer día de colegio!, sin abrir los ojos pues creía que no era verdad lo que me estaba pasando, fue justo entonces cuando apareció aquella niña de ojos cálidos, se acercó a mí y me habló, abrí los ojos y vi sus ojos, tan dulces como la miel, sus ojos y mis ojos en un instante, y me acarició, no recuerdo bien, si con sus manos o con sus palabras o con su mirada, pero sí recuerdo perfectamente lo que me dijo, muy bajito, muy suave, "no llores, no llores,...", y de verdad, dejé de llorar, dejé de llorar para dejarme llevar por su voz, lo recuerdo como si fuera ayer, es uno de esos recuerdos imborrables que se me han quedado grabados de por vida.

Luego, pasado el tiempo, supe quién era ella, tenía un año más que yo, le veía en el patio, nuestros padres se conocían y alguna vez también le veía por el pueblo con ellos, pero casi nunca hablamos, sólo nos sonreíamos, como quién guarda un secreto único y personal, como quien está unido para siempre por un sentimiento.

Un día, después de años, ya iba a la Universidad, me encontré en el pueblo a un amigo mío de Barcelona, del colegio al que cambié un poco después: "¡Ignacio!, ¿qué haces tú por aquí?" y comenzamos a recordar aventuras, profesores, anécdotas ... Lo que fue totalmente imprevisible, inesperado, es que su novia nos interrumpiera de repente, y hablara, y me dijera:"¿oye, es que ya no te acuerdas de mí ...?".

Levanté los ojos y me llegó como un escalofrío de pasión, me quedé sin voz, el silencio se convirtió en dos miradas, sus ojos y mis ojos en un instante, pues era ella de nuevo, la que se llevó consigo mi tristeza en mi primer día de colegio. No recuerdo si fueron sus manos, sus palabras o su mirada de mermelada de zarzamora (¿o era de miel?), las que me volvieron a acariciar, aquellas caricias tan dulces que un día, deshicieron mis lágrimas.

Sé que acabó casándose con mi amigo, y que tuvieron hijos y sé que algún día, volveré a preguntar por ella

(No, mi amigo no sabe nada de esta historia. Por supuesto ella y yo seguimos guardando nuestro secreto, por lo que por favor, no lo propaguéis mucho. Gracias).

 

Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño webs | posicionamiento en google | promoción webs
 Patrocinios: cirugia estetica barcelona ·  agencia especializada los andes
© Literatuya