LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Informes » Future 

  

> LITERATUYA
>> INFORMES
RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


INFORMES

Desde mi herida
de Daniel Verdú
El calor del dinero
Kick out the jams...

de Guillermo Gill
Feliz Navidad

de Rosa Mora
Los espias de Orwell

Materiales para una expedición
de Pedro Ugarte
Acerca de la fe
Arte poética
Ultimos movimientos
El peso del Universo
Un mundo de mentiras

El Gran Juego
de J.L.Caballero
• ¿Dónde estábais...?
• El mundo real

Nihilismos
de Bardinovi
• Amor
• Ciberespacio
• Trabajo
• Extinción

Fast Note
de Pere López
•  (aclaración)
• Poesía contracultural
• Like a bird

En Letras de Molde
de J.M. García Ferrer
Venecia
El vecino del tercero...
• La flecha verde
• En un mundo que...
• Obediencia debida
• Rascando en eso...
• Cuentos de la luna...

Arcadia también esta noche
de J.M. García Ferrer
•  La morte rouge
•  Las criaturas de...
• ¡Bergman aún vive!
• Enseñanzas útiles
• Como campo de...
• Buster contra la...

de Ignacio Ortolá
Lecturas olvidadas
Acodado en mi tonel...

de Carolina Alfaro
El cielo
El espejo roto

de Emilio Arnaiz
Mi primer amor
Sostiene García
Simplemente 2003

de Victoria Gómez
Preludio de un secreto

de Sister Ray
Esquisse III

de Arturo Montfort
Enrique Vila-Matas
Muerte de Narciso
Idiota e impostor
Como polvo de...
¿Quieres hacer el...
Yesterday
Otoños de buenos...
LEVI testigo de cargo
Mi guardaespaldas...
Un hombre que...
Tu dibujo es pausado...
Future
Cambio de sexo




informe 465
FUTURE
(Después de tanto tiempo)
de Arturo Montfort

Versión para imprimir
y leer más tarde
...en papel
Cuando abrí la puerta del Future y te vi sentada en el taburete, tomando una cerveza en esa postura accidental que tanto me seduce, me emocioné como si nuestro encuentro todavía fuera un deseo construyéndose a sí mismo y no una realidad palpable.

Me quedé atrapado en la fascinación de aquel instante. El amor debe ser esto. También debe ser muchas cosas más, pero después de tanto tiempo, ese vuelco aquí dentro, entre el esternón y las vísceras, las pobres siempre tan olvidadas, tenía tu nombre y apellidos, tu D.N.I., tu sonrisa.

Querida, my darling, eres como el colesterol bueno. Una aparición. Entras en la habitación con una copa de champan en cada mano, enciendes la vela de ese candelabro que se arquea como una luna, y me haces el amor. Después de tanto tiempo.

Descansando en la cábala de tu presencia, aterriza en mi mente, como un relámpago, el mensaje desesperado de Franz a Felice: daría cualquier cosa por mirarte a los ojos. Pienso en lo afortunado que se puede llegar a ser cuando el corazón se pone de acuerdo con el hueso sacro y envía una página web cargada de pasión a la zona pélvica. Es como veranear en la luna; en el mar de la tranquilidad. ¿Sabes?, la seducción sin desesperación sabe mejor. Los recuerdos están bien para las estanterías y el álbum de fotografías. El pasado se cuenta por días, el presente por palpitaciones. No renuncio a la bonanza de los recuerdos pero prefiero la vida. La vida hay que tomarla sin miedo y, además, resulta más fácil de lo que siempre nos habían contado. No hay que creerse todo lo que dicen. No hay que esperar. Que esperen otros.

Verás… durante mucho tiempo pensé que me habían robado el futuro. Con el pasado no hay problemas. Siempre está ahí, dando la lata. Lo cuentas, te ríes y ya está. El futuro, sin embargo siempre me lo cambiaban de sitio. Cuando abrí la puerta de cristal del Future, y me acerqué, y te di un beso, apenas te rocé los labios. En realidad te besé los ojos, esos ojos sombreados por el trazo de nuestras noches inolvidables, con tanto mar y sin abismo. En realidad besé tu cuello, tu vientre, tus pies.

Atrapé ese instante con el puño como a una mariposa rara avis que, lo sabes muy bien, difícilmente volverás a descubrir. Ciertamente, como si el futuro volviera a ser mi amigo y estuviera otra vez donde debía. Es decir, esperándonos con esa sonrisa porosa, azul y rosa, con nubes de cartón pintadas con lápices de colores y ángeles regordetes revoloteando, plis plas, sobre nuestras cabezas. Sí, como el colesterol bueno: ese cielo plano y recortable de nuestros cuentos y fantasías de adolescencia y juventud que, afortunadamente, hemos sabido conservar para generaciones futuras, es decir, my darling, para nosotros.

Versión para imprimir


Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño web | posicionamiento en buscadores | promoción web
 Patrocinio: interioristas barcelona
© Literatuya