LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Informes » Tu dibujo es pausado... 1 2 

  

> LITERATUYA
>> INFORMES
RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


INFORMES

Desde mi herida
de Daniel Verdú
El calor del dinero
Kick out the jams...

de Guillermo Gill
Feliz Navidad

de Rosa Mora
Los espias de Orwell

Materiales para una expedición
de Pedro Ugarte
Acerca de la fe
Arte poética
Ultimos movimientos
El peso del Universo
Un mundo de mentiras

El Gran Juego
de J.L.Caballero
• ¿Dónde estábais...?
• El mundo real

Nihilismos
de Bardinovi
• Amor
• Ciberespacio
• Trabajo
• Extinción

Fast Note
de Pere López
•  (aclaración)
• Poesía contracultural
• Like a bird

En Letras de Molde
de J.M. García Ferrer
Venecia
El vecino del tercero...
• La flecha verde
• En un mundo que...
• Obediencia debida
• Rascando en eso...
• Cuentos de la luna...

Arcadia también esta noche
de J.M. García Ferrer
•  La morte rouge
•  Las criaturas de...
• ¡Bergman aún vive!
• Enseñanzas útiles
• Como campo de...
• Buster contra la...

de Ignacio Ortolá
Lecturas olvidadas
Acodado en mi tonel...

de Carolina Alfaro
El cielo
El espejo roto

de Emilio Arnaiz
Mi primer amor
Sostiene García
Simplemente 2003

de Victoria Gómez
Preludio de un secreto

de Sister Ray
Esquisse III

de Arturo Montfort
Enrique Vila-Matas
Muerte de Narciso
Idiota e impostor
Como polvo de...
¿Quieres hacer el...
Yesterday
Otoños de buenos...
LEVI testigo de cargo
Mi guardaespaldas...
Un hombre que...
Tu dibujo es pausado...
Future
Cambio de sexo




informe 481
TU DIBUJO ES PAUSADO COMO EL DE MATISSE
(Makari ya está en el país de los cronopios)
de Arturo Montfort

Versión para imprimir
y leer más tarde
...en papel

Un amigo bien vale una quimera, y un imposible. Por eso le hicimos la diálisis al Makari, aunque él, la verdad, no estaba muy de acuerdo y yo sabía perfectamente que ese era un camino sin retorno.

Por no estar de acuerdo, Makari no lo estaba nada cuanto entrábamos en la Clínica Veterinaria. Bufaba

(Bufffffff... a la Vanessa, y a quien se le pusiera por delante, pero, sobre todo, a Isabel que es a quien le tocaba joderlo con tanto catéter y tanta historia... )

Buffffffff...

Bufaba más que el Tigre, el gato de Isabel, que daba media vuelta y se hacía el despistado, yo no tengo que ver con esta historia, ¿vale? Parecía querer decir.

La noche del 17 fue para olvidarla. Paralizado de las piernas, el Makari se desplomaba como un saco, un peso muerto, y parecía no entender nada

(qué diablos me pasa, parecía preguntarme, haz algo tío, please)

Y yo impotente, y él que se lo hacía todo encima, las cacas, los pipis y por fin, me dijo, vale, acabemos de una vez. Así andamos hasta las tantas de la madrugada, enmierdados los dos, cambiando cojines y toallas, limpiando culos y torturándonos mutuamente. Siempre tan elegante y tan puesto y tan limpio, pero, sobre todo, tan señorial y tan calmoso.

(por ahí no paso, me dijo, vale ya de tanta mierda. Y yo, de acuerdo, decidido, de mañana no pasa, amigo)

Y así, el sábado 18 de enero de 2002, día de San Antón, patrón de los animales, te acompañé en tu último viaje. Eran las 11,30 cuando te puse la campana de la anestesia y te fuiste adormilando sin decir ay ni muy

(las veterinarias bien lejos, pero a mi amigo le dejo hacer lo que quiera)

Vanessa te puso un sedante por si acaso y, enseguida, la inyección de Pentotal Sódico. Y a mí los lagrimones me caían como chorros por la cara. Y Vanessa muy calladita. Y tú viajando, yéndote hacia el país de los cronopios.

Bay, Bay, Makari. Doce años son muchos años, queriéndonos, jugando con el mocho, el cordel

(que perseguías sin desmayo por toda la casa. ¡Bravo! Cazador indomable)

persiguiéndonos mutuamente por el pasillo de casa, acorralándonos en los rincones más inverosímiles, el mejor: la estantería de las toallas de baño, tan limpias y aromáticas ellas, acechando tras las esquinas de las puertas, dejándome las manos hechos unos zorros, subiéndonos al árbol del jardín de Llansá, batallando por un quítame allá esa pechuguita de pollo que tanto te gustaba, y no digamos del jamón en dulce

(le volvía loco, lo devoraba, yam yam, yam)

Parecía un cuadro de Matisse. Makari en el interior de donde las toallas. Makari retozando sobre mis zapatillas. Makari meditando sobre la manta de la cama de mi hermano Jordi

(a quien tenía devoción. Se aposentaba sobre sus piernas cruzadas sobre la silla y, juntos, veían a los Simpson)

Makari escondido tras el ventilador, hummm, luciendo su collar azul antipulgas y su cascabel de cronopio saltarín. Makari siesteando en la esquina del sofá. Makari estudiando atentamente la próxima jugada en el tablero de ajedrez del Jordi. Makari husmeando en la cesta de la compra, metiéndose en la bolsa de viaje, escondiéndose como un espía ruso de Vladivostov. Makari jugando con el plumero de sacar el polvo de mi madre

(que nunca quería que me lo llevara de vuelta a casa. No tengas prisa - decía -. Nos hacemos mucha compañía, y aquí está tan bien...)

Versión para imprimir

Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño web | posicionamiento en buscadores | promoción web
 Patrocinio: interioristas barcelona
© Literatuya