LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Informes » Buster contra... 

  

> LITERATUYA
>> INFORMES
RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


INFORMES

Desde mi herida
de Daniel Verdú
El calor del dinero
Kick out the jams...

de Guillermo Gill
Feliz Navidad

de Rosa Mora
Los espias de Orwell

Materiales para una expedición
de Pedro Ugarte
Acerca de la fe
Arte poética
Ultimos movimientos
El peso del Universo
Un mundo de mentiras

El Gran Juego
de J.L.Caballero
• ¿Dónde estábais...?
• El mundo real

Nihilismos
de Bardinovi
• Amor
• Ciberespacio
• Trabajo
• Extinción

Fast Note
de Pere López
•  (aclaración)
• Poesía contracultural
• Like a bird

En Letras de Molde
de J.M. García Ferrer
Venecia
El vecino del tercero...
• La flecha verde
• En un mundo que...
• Obediencia debida
• Rascando en eso...
• Cuentos de la luna...

Arcadia también esta noche
de J.M. García Ferrer
•  La morte rouge
•  Las criaturas de...
• ¡Bergman aún vive!
• Enseñanzas útiles
• Como campo de...
• Buster contra la...

de Ignacio Ortolá
Lecturas olvidadas
Acodado en mi tonel...

de Carolina Alfaro
El cielo
El espejo roto

de Emilio Arnaiz
Mi primer amor
Sostiene García
Simplemente 2003

de Victoria Gómez
Preludio de un secreto

de Sister Ray
Esquisse III

de Arturo Montfort
Enrique Vila-Matas
Muerte de Narciso
Idiota e impostor
Como polvo de...
¿Quieres hacer el...
Yesterday
Otoños de buenos...
LEVI testigo de cargo
Mi guardaespaldas...
Un hombre que...
Tu dibujo es pausado...
Future
Cambio de sexo




Arcadia también esta noche
BUSTER CONTRA LA INFECCIÓN SENTIMENTAL
de Juan Manuel García Ferrer

Versión para imprimir
y leer más tarde
...en papel
Cuenta Jordi Sabatés que Luís Buñuel y Federico García Lorca acudieron a ver El moderno Sherlock Holmes (Buster Keaton, 1924) a la Cinemateca Francesa, en la sala de la calle Ulm. Quedaron entusiasmados, y, producto del entusiasmo, Federico escribió un poco conocido El paseo por Buster Keaton, que Sabatés musicó.

Voy a la estantería de cine, pesco rápido el librito que Jos Oliver y José Luís Guarner editaron con el nombre buñueliano de esta Arcadia, en la serie de cine que Joaquín Jordá dirigió para los Cuadernos Anagrama. Sí, de los marrones pequeñitos, del tamaño de los Cuadernos Marginales, ambos de esos con los que te hacías, camino de casa, en regreso solitario de cualquier salida nocturna por los años 70, en la librería del Drug Blau de la Plaza Lesseps, pensando en acabar la noche dando buena cuenta del librillo.

Doy de inmediato con la pieza de Lorca. Es rara y agitada como la música que le ha puesto Sabatés. A ratos es dinámica y alocada como el slapstick, pero también contiene un retrato certero del rostro de Keaton: "Sus ojos, infinitos y tristes, como los de una bestia recién nacida, sueñan lirios, ángeles y cinturones de seda. Sus ojos, que son de culo de vaso. Sus ojos de niño tonto. Que son feísimos. Que son bellísimos. Sus ojos de avestruz. Sus ojos humanos en el equilibrio seguro de la melancolía (…)".

Pero no quería yo ahora escribir sobre Lorca, a quien desconozco a fondo, ni sobre Buñuel, sino de la escena final de Sherlock Junior. Nuestro héroe está en la cabina en la que ejerce de proyeccionista, la trama finiquitándose, porque la chica ha llegado hasta él, rendida. Solo falta el beso final y la promesa de un futuro esplendoroso. Él, inexperto y tímido, no sabe cómo actuar. Mira por la ventanilla de la cabina hacia la pantalla donde, en ese mismo momento, el galán coge de los hombros a la protagonista. Emulación inmediata, con éxito, de Buster Keaton en la cabina. El siguiente paso también se lo muestra la pantalla (¡para que luego digan que el cine no enseña nada!), y Keaton coge las manos de la chica: mayor éxito aún. Va a emular el estrepitoso beso que funde a las dos figuras de la pantalla en una, y el espectador real (no el de la simulada sala del film) ya empieza a levantarse de su butaca ante un tan perfecto "FIN", cuando Keaton advierte que un fundido en negro ha dado paso a una escena en la que unos cuantos niños revolotean alrededor de la pareja, ya pasados los años. La cara de un Keaton paralizado e indeciso, algo angustiado, contemplada tras la ventanilla de la cabina de proyección, cierra definitivamente las imágenes de la cinta.

Con razón Buñuel señalaba a Buster Keaton como magnífica prevención contra toda infección sentimental…

Versión para imprimir


Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño web | posicionamiento en buscadores | promoción web © Literatuya