LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Informes » Los espias de Orwell  

  

> LITERATUYA
>> INFORMES
RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


INFORMES

Desde mi herida
de Daniel Verdú
El calor del dinero
Kick out the jams...

de Guillermo Gill
Feliz Navidad

de Rosa Mora
Los espias de Orwell

Materiales para una expedición
de Pedro Ugarte
Acerca de la fe
Arte poética
Ultimos movimientos
El peso del Universo
Un mundo de mentiras

El Gran Juego
de J.L.Caballero
• ¿Dónde estábais...?
• El mundo real

Nihilismos
de Bardinovi
• Amor
• Ciberespacio
• Trabajo
• Extinción

Fast Note
de Pere López
•  (aclaración)
• Poesía contracultural
• Like a bird

En Letras de Molde
de J.M. García Ferrer
Venecia
El vecino del tercero...
• La flecha verde
• En un mundo que...
• Obediencia debida
• Rascando en eso...
• Cuentos de la luna...

Arcadia también esta noche
de J.M. García Ferrer
•  La morte rouge
•  Las criaturas de...
• ¡Bergman aún vive!
• Enseñanzas útiles
• Como campo de...
• Buster contra la...

de Ignacio Ortolá
Lecturas olvidadas
Acodado en mi tonel...

de Carolina Alfaro
El cielo
El espejo roto

de Emilio Arnaiz
Mi primer amor
Sostiene García
Simplemente 2003

de Victoria Gómez
Preludio de un secreto

de Sister Ray
Esquisse III

de Arturo Montfort
Enrique Vila-Matas
Muerte de Narciso
Idiota e impostor
Como polvo de...
¿Quieres hacer el...
Yesterday
Otoños de buenos...
LEVI testigo de cargo
Mi guardaespaldas...
Un hombre que...
Tu dibujo es pausado...
Future
Cambio de sexo




LOS ESPIAS DE ORWELL
de Rosa Mora

Los espías me siguen por todas partes. Aunque me comporto como todo el mundo, ellos entrevén que soy una insurgente, diferente a las masas, a pesar de que intente hacer lo posible por disimularlo. A simple vista, mi vida parece que transcurra igual a la de todos los demás.

En el patio de la escuela hablo con las madres sobre los niños, sus clases de sport, e incluso alguna vez voy a tomar café a sus casas. Comento la nueva moda con las amigas, la ropa que me he comprado, y me disfrazo como una más. Realizo a conciencia el trabajo que se espera de una buena ama de casa, limpio, pongo la lavadora, plancho, llamo a alguien por teléfono. Me dejo ver en el supermercado, saludo efusivamente a la cajera, paso ruidosamente por los pasillos con el carrito de la compra, una y otra vez. En la oficina converso con mis colegas sobre las últimas noticias, soy especialmente agradable con los clientes, siempre con una sonrisa en los labios. Pero los espías están, ojo avizor, al acecho en la esquina, agazapados entre la maleza, para sorprenderme “in fraganti”. Cuando leo literatura o poesía, cierro las tupidas cortinas hasta no dejar entrar ni un diminuto rayo de luz. Por la noche, utilizando un código secreto, me conecto a internet para comunicarme con las personas repartidas por todo el globo terráqueo que perciben las cosas con la misma intensidad, siempre cuidadosamente, sin hacer ruido, sin llamar la atención.

Visito regularmente a la familia, voy a aburridas fiestas de cumpleaños, allí tomo café, como tarta de aniversario, me río de los chistes antiguos que he escuchado miles de veces. Mantengo conversaciones que no me interesan, sobre los impuestos, el coche nuevo, y buenos trabajos. Leo revistas “glossy” y del corazón, hablo de todo un poco con los vecinos, miro los programas concurso de la tele con el fin de despistar a los espías de Orwell, pues estoy convencida de que han recibido un duro entrenamiento en el extranjero para descubrir al instante cualquier falta del enemigo. Me pongo los auriculares y escondo las fotos subversivas de las tapas de los cd’s cuando escucho música prohibida. Subo el volumen del sonido al máximo y abro la puerta del jardín de par en par cuando pongo música permitida por las leyes.

Sin embargo, cada día me resulta más difícil llevar esta doble vida. Sé con certeza que algún día me descubrirán y que pagaré un alto precio. Pero en el fondo, no me importa en absoluto, pues una vida en la que concibes un mundo asombroso al que pocos tienen acceso ya vale la pena de por sí.

© Rosa Mora

 

Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño web | posicionamiento en buscadores | promoción web © Literatuya