LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Relatos » El silencio al otro lado 1 2 

  

> LITERATUYA
INFORMES
>> RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


RELATOS

de Emilio Arnaiz
El Soho y otros relatos

de Miguel Gutierrez
Para y por ti

de Sira
Un siniestro

de Marcelo D.Ferrer
Crónica de una
  noche de niebla

de Rosa Mora
• El espejo, el río,
  la ciudad

de Julia Otxoa
Oto De Aquisgrán
• Correspondencia
• El escritor en tiempos de crisis
• El tren de las seis
• Longevidad
• Firma
• Muzzle
• Caballos
• Avenida Lincoln

de Miquel Silvestre
Diario de un gigante
• Federico

de Salvador Luis
• El vuelo

de Massi Lis
• Las plantas dormilonas

de Sergio Borao
• Feria

de Bardinovi
• Chica en tránsito

de Remei Romanos
• Collage con merengue

de Marcelo Choren
• Volver al mar
• En la madriguera
• El mejor amigo
• Margaritas de chocolate
• Dos manchas blancas

de Pedro Ugarte
• La curva de Flick
• El escritorio
• Un dios vulnerable
• Travesía
• Lección de idiomas

de Arturo Montfort
I can’t get no   satisfaction
• Yo soy la morsa
• Yo soy la morsa (contraportada)
• El archivo secreto
• Mamá ha muerto
• Mátame

de J.L. Caballero
• Las cartas de Antioquía
• Como lágrimas en la lluvia
• Palabras de un rebelde
• Una de mis historias

de Toni Martínez
• El silencio al otro lado




EL SILENCIO AL OTRO LADO
de Toni Martínez

Versión para imprimir
y leer más tarde... en papel
El despacho del notario Costacorta se hallaba en la antigua zona industrial de la ciudad, distante del centro, un lugar improbable para levantar un negocio de notaría, un despacho apartado entre la selva de antiguos almacenes de mercancías reconvertidos en aposentos de heroinómanos. Las calles eran anchas y sus márgenes estaban asaltados por grandes camiones inertes pintarrajeados con obscenos grafittis. El sol del mediodía hacía daño a los ojos. Flavio ocultó los suyos tras unas gafas ahumadas y comprobó una vez más que la dirección del notario Costacorta coincidía con el portal que había frente a él.

Hacía tres o cuatro días que Costacorta no se afeitaba, quizá también habría aflojado el nudo de su corbata el día que extravió la maquinilla de afeitar, quién sabe, y tal vez el lamparón sobre el bolsillo de su camisa no fuese reciente. Abrió la puerta hasta el tope que la cadenilla de seguridad permitía y curioseó al visitante.

- ¿Flavio Colmeiro?

El recién llegado asintió y Costacorta liberó la puerta de la ridícula cadenilla y ofreció a Colmeiro tomar asiento frente a su mesa. Rebuscó en los cajones mientras trataba de reproducir una canción de hacía dos décadas con un silbido discontinuo en tanto que los papeles que sacaba de los cajones se mezclaban y hacinaban junto a los que ya había sobre la mesa.

- Disculpe, el trabajo se amontona. Sí, aquí está.

De un sobre mugriento de color sepia sacó una cinta de video. Colmeiro no acababa de comprender por qué había sido llamado a ese despacho y qué tenía que ver con aquella cinta de video.

- Un momento - dijo Costacorta mientras introducía la cassette en el reproductor - , a partir de ahora todo tendrá su explicación; todo se puede explicar ¿sabe usted?.

Tras unos segundos se deshizo el color negro de la pantalla del televisor y apareció la imagen del rostro de Helena. Colmeiro se sobresaltó. Allí estaba ella, tras siglos de desmemoria; una cara no desconocida, un cuerpo menos negado aún. Colmeiro acercó su cara a la pantalla y apreció cómo un moretón emergía del pómulo de Helena, no tenía muy buen aspecto, quizá ese hueso estuviese roto. Costacorta se arrellanó en su silla y encendió un purito cuyo humo olía a vainilla, la bocanada de humo que exhaló envolvió el primer plano de Helena. Miraba atenta a la cámara, como esperando una señal invisible para hablar. Ella también encendió un cigarrillo. Ella fumaba rubio.

- Hola Flavio. Espero que al notario no le haya llevado mucho trabajo dar contigo. Casi puedo ver tu cara de sorpresa. Puedo verla como si ayer hubiese acontecido nuestro último encuentro y sin embargo, ¿cuánto hace de ello? Ya ni te acuerdas, no serías capaz de responder sin pensar, sin dudar. Antes no dudabas, ¿recuerdas?

- ¿Qué es esto? - preguntó Colmeiro al notario tratando de controlar su perturbación. Costacorta no respondió y apuntó con el mentón al televisor.

- Esto, Flavio, es mi testamento, las últimas palabras que mías que recibes. Ya no existo, pero quiero demostrarte que el tiempo no te expulsó de mi memoria. Evidentemente, para ti no hay reservado nada material; no era eso lo que esperabas de mí, nunca codiciaste mi dinero, y quiero que sepas que eso lo aprecio. En cambio, te daré lo que siempre quisiste: una explicación.

Versión para imprimir

Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño web | posicionamiento en buscadores | promoción web
 Patrocinio: ferran jorda
© Literatuya