LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Relatos » Dos manchas blancas  

  

> LITERATUYA
INFORMES
>> RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


RELATOS

de Emilio Arnaiz
El Soho y otros relatos

de Miguel Gutierrez
Para y por ti

de Sira
Un siniestro

de Marcelo D.Ferrer
Crónica de una
  noche de niebla

de Rosa Mora
• El espejo, el río,
  la ciudad

de Julia Otxoa
Oto De Aquisgrán
• Correspondencia
• El escritor en tiempos de crisis
• El tren de las seis
• Longevidad
• Firma
• Muzzle
• Caballos
• Avenida Lincoln

de Miquel Silvestre
Diario de un gigante
• Federico

de Salvador Luis
• El vuelo

de Massi Lis
• Las plantas dormilonas

de Sergio Borao
• Feria

de Bardinovi
• Chica en tránsito

de Remei Romanos
• Collage con merengue

de Marcelo Choren
• Volver al mar
• En la madriguera
• El mejor amigo
• Margaritas de chocolate
• Dos manchas blancas

de Pedro Ugarte
• La curva de Flick
• El escritorio
• Un dios vulnerable
• Travesía
• Lección de idiomas

de Arturo Montfort
I can’t get no   satisfaction
• Yo soy la morsa
• Yo soy la morsa (contraportada)
• El archivo secreto
• Mamá ha muerto
• Mátame

de J.L. Caballero
• Las cartas de Antioquía
• Como lágrimas en la lluvia
• Palabras de un rebelde
• Una de mis historias

de Toni Martínez
• El silencio al otro lado




DOS MANCHAS BLANCAS
de Marcelo Choren

Versión para imprimir
y leer más tarde... en papel
Esta vez, además de mí, solo cenaré con un invitado.
Nada de juerga, mujeres, ni los cinco infaltables colados que nadie conoce. No habrá parejas encerradas en mi dormitorio, y tampoco traerán a la camarera del Dragón Azul envuelta en celofán, como la última vez.

Mi fiesta de cumpleaños será distinta.
Alquilé un cabaret en Corrientes y Esmeralda, hice que lo cerraran para mí. Mis amigos deberán esperar hasta el año que viene.
Llega la noche. Me pongo un smoking impecable, comprado para la ocasión. Zapatos nuevos y moño de lazo. La camisa es de voile suizo y llevo gemelos de oro. Estoy listo.

Cuando bajo del Lexus que me ha traído hasta aquí, noto que la gente se detiene a mirarme: mi vestimenta arranca sonrisas burlonas en los transeúntes.

Me recibe Benny Goodman. Sacaron todas las mesas menos una, cerca del escenario. La penumbra es suave, suena un blues. Mi invitado ya llegó.

Me espera en el centro del salón. También de smoking, fuma un cigarrillo. Por el aroma se me antoja un Camel, americano. Cuando me acerco, observa crítico mi aspecto y me endereza el moño.

Nos sentamos.
Entra una orquesta de jazz. Están Glenn Miller, Tom y Jimmy Dorsey, Artie Shaw, Gene Cruppa, Lionel Hampton.

Vestida de gasa, Sarah Vaughan trae una champagnera de plata, donde se enfría una botella de extra brut. Lo sirve en unas copas anchas, antiguas. Está en el punto justo: fresco, no helado.
Los músicos se pasean por "Empalme Tuxedo", están de "Buen Humor", "Bailando en el Savoy", regalan un "Collar de Perlas". Nosotros dos departimos en voz baja, acercando las cabezas. Hace mucho tiempo que nos debíamos esta conversación.

Del bolsillo, saco dos habanos. Los encendemos creando una nube azulada. Pido otra botella. Ellington la trae. Mientras la destapa, el Duke lleva el ritmo con el pie.

En el intervalo, Sarah canta a capela "Summertime" y "La calle del Delfín Verde". La Fitzgerald sigue con "Brillo", "Indecisa" y "Tres Pequeñas Palabras". Lester Young la acompaña en el saxo. Harry James se ocupa de que las copas no estén vacías.
Empieza el último número. Louis Armstrong toca "Dulce Georgia Brown", con "El Paso del Tigre" nos lleva a un "Mundo Maravilloso". No dejo que Harry se acerque y sirvo la última ronda. Louis termina con "La Vida en Rosa".

Nos levantamos.
En la puerta, Rita Hayworth nos despide: acomodando en las solapas de raso, sendos claveles rojos.
Entre la llovizna, Corrientes resplandece de sodio y neón. Caminamos hacia el Luna Park. Lo acompaño hasta Reconquista…
Y allí nos abrazamos.
Se despide con una palmada en la cara.

-Cuidate, Marce.
-Hasta luego -digo-. Hasta luego, papá.

Lo sigo con la mirada. Baja la pendiente hasta Alem. Cuando en medio de la avenida se difumina a cada paso: las alas en su espalda son apenas dos manchas blancas.

© Marcelo Choren
Buenos Aires, Marzo de 2002
Versión para imprimir

Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño web | posicionamiento en buscadores | promoción web
 ·  cirugia
© Literatuya